Goya Toledo: «En esta profesión nada está hecho, siempre está todo por hacer»

Desde su primer gran papel en el cine con Mararía (1998), que le valió una nominación al Goya como actriz revelación, pasando por su magnética aparición en Amores Perros (2000), primer largometraje como director de Alejandro G. Iñárritu, hasta esa actriz de la época de destape que interpretó en Los años desnudos (2008), Goya Toledo (Lanzarote, 1967) ha construido una carrera lenta pero segura. 

Por Maktub (2012) y Marsella (2015) consiguió sendas nominaciones como actriz secundaria, un premio que lleva su nombre y, sin embargo, se le escapa. 

Pero como dice en esta entrevista, la actriz no se rinde y sabe muy bien que en esta profesión nada está hecho y tienes que estar siempre al pie del cañón para poder vivir de vez en cuando lo que ella llama “despertares”. Lo que está claro es que la que fuera distinguida en el Festival de Berlín 2003 con el EFP Shooting Star (junto a, entre otros, Daniel Brühl y Matthias Schoenaerts) es una de las presencias más interesantes de nuestro cine.

Inicio
To top